elisabet_96ppp.png
 
 
elisabet.jpg
 

SOBRE ELISABET


 

Nacida en Barcelona, estudió Derecho y trabajó en varios despachos de abogados.

Hacia 1999, en una época de cambios en su vida, comenzó su andadura con el yoga y la meditación.

Desde entonces, la práctica continuada le ha hecho sentir que lo auténtico está dentro de uno mismo.

Para profundizar en el consciencia del Ser cursó un Máster en la Universidad de Barcelona sobre Estudios de Asia y Pacíficodonde presentó su tesina: La Religión Bön del Tíbet y sus conexiones con el Budismo.

Se formó como profesora de yoga, primero en la escuela Mandiram Yoga Dinámico (200hr) y luego profundizó su formación como profesora de la mano de Godfrey Devereux según su Método Pedagógico de Yoga Dinámico (500 hr).

En la actualidad sigue indagando en yoga con Godfrey Devereux yJosé Luis Cabezas y otros profesores de yoga dinámico.

Colaboró con el equipo de traducción al español del libro de Godfrey Devereux sobre los Yoga Sutras de Patanjali.

Su interés en la vertiente mental y meditativa del yoga como vía de autoconocimiento y realización hizo que se formara también como profesora de Yoga Nidra, especialidad de la que imparte talleres en la actualidad.

Además, da clases de yoga pre-natal; es maestra de Reiki, Terapeuta Floral y de Polaridad, y sigue formándose e investigando en todo lo que le permita profundizar de modo holístico.

 
 

LAS CLASES


 

# Yoga Dinámico #
 

Sus clases de yoga son una práctica dinámica e integradora, en las que desde la sensibilidad y la auto-indagación, invita al alumno a cultivar la consciencia y conectar con todas las potencialidades que lleva dentro.

Son una invitación a ser lo que eres. A que vengas a la esterilla y dejes ir… Dejes ir la necesidad de estar en cualquier otro sitio, de ser otro.

Yoga dinámico es una invitación continua y profunda a estar presente, sintiendo lo que, de hecho, está sucediendo.

Las clases se basan en el método de yoga dinámico, donde externamente a través de un flujo de posturas/movimientos rítmicos y repetitivos en sincronía con la respiración, se despierta y energiza el cuerpo, preparándolo para una quietud estable y genuina en las posturas de yoga. Esto facilita una más profunda interiorización de la consciencia. E internamente, a través de las dinámicas de integridad funcional corporal, se abren y suavizan las articulaciones y se estabilizan los músculos, recalibrando cuerpo y mente.

La clave de la práctica postural de yoga dinámico es la sensibilidad hacia las sensaciones, donde todo el cuerpo puede ser sentido y sustentado en integridad consciente.